sábado, 19 de octubre de 2013

Mir y yo - (nada de eso)



Mir y yo - (nada de eso)


No, no es como si me reencontrara con una parte de mí cada vez que me encuentro con Mir (una parte de mí casi olvidada —que andaba en otro planeta y viene a reencontrarme).

No, no es como si la piel de Mir se quedara en mi piel cada vez que Mir se vuelve a su planeta (y mi piel se quedara en la suya, también).

No, no es como si una energía viniese de Mir hacia mí —y fuese de mí hacia Mir— a gran velocidad (a la velocidad de la luz, tal vez —o a esa velocidad instantánea que tiene la vida).

¡No, no, no!, no es como si Mir y yo fuésemos una especie de “Mir-y-yo” más diverso y múltiple que “Mir” y “yo” por separado.

Y no, no es como si Mir y yo fuésemos todas las miradas cuando nos miramos, todas las caricias cuando nos tocamos, y todo el amor (ése que no es ni mucho ni poco, sino sólo amor) cuando nos queremos, cuando nos amamos.

No, nada de eso, aunque sí: muy, muy parecido.


Douglas Wright

No hay comentarios:

Publicar un comentario