viernes, 24 de septiembre de 2010

La Cultura Accidental

Es la cultura en la que nos tocó en suerte -o en mala suerte- nacer y crecer.

Para nosotros: la cultura occidental.

¿Y cómo es esa cultura en la que nos tocó en suerte nacer?, preguntará alguno...

Una cultura que valora demasiado el pensamiento verbal, el pensamiento lineal (y que confunde los nombres de las cosas y las personas con las cosas y las personas en sí -y las descripciones del mundo, con el mundo real), responderá otro.

Una cultura que nos separa de nuestro entorno natural y nos hace temerlo, dominarlo y destruirlo (y que está fascinada con la misma tecnología que lo está destruyendo), agregará.

Y seguirá agregando hasta el final...

Una cultura que valora más lo aprendido en los libros que lo descubierto por uno mismo.



Una cultura que le da más importancia a la persecución de lo que uno quiere ser que al descubrimiento de lo que uno realmente es.

Una cultura que le da más importancia al pasado y al futuro que al presente (y sacrifica el presente cultivando el pasado y planificando el futuro).

Una cultura que se da por verdadera sólo porque está instalada (instalada en todos lados).

Una cultura que se da por sentada (porque está sentada dentro de uno).

lunes, 20 de septiembre de 2010

Desdichos

Los Desdichos solían ser versiones desafortunadas de dichos populares. Dicho de otro modo: dichos desdichados.

El desdicho de hoy, en cambio, es una versión dichosa de uno de los clásicos.

“Un abrazo vale por mil palabras.”

Si el dicho clásico “una imagen vale por mil palabras” parece indicar que un tipo de símbolo equivale a mil símbolos de otro tipo (que un símbolo no verbal equivale a mil símbolos verbales, digamos), este Desdicho -“un abrazo vale por mil palabras”- parece decirnos que una acción real vale por mil símbolos.



Por mil símbolos de cualquier tipo, dirá uno.

Entonces, también es válido el Desdicho “un abrazo vale por mil imágenes”, dirá otro.

Sí, sí, decimos nosotros (a uno y a otro).



(El ilustrador parece querer decirnos: “un abrazo para cada Desdicho, entonces”...)

viernes, 17 de septiembre de 2010

Cool-to



Culto canchero.

Culto piola.

Culto cool.

Para nosotros, los de la Ciclopedia: Alan Watts.

¿Y para ustedes?



(Tal vez Bertrand Russell haya sido un tipo así, y tal vez Humberto Eco lo sea, no lo sabemos con certeza.)

(Shakespeare lo hubiera sido, sin duda, de haber sido un tipo culto...)


lunes, 6 de septiembre de 2010

El Tú


El “Yo” del otro, de los otros (de cada uno de los otros, digamos).

Al igual que el “Yo” (que es el Tú de uno mismo), el Tú es, al parecer, una ficción (una ficción social, digamos).

El Tú es algo que el otro cree ser, y que cambia cuando el otro cree que es otra cosa (otra no cosa, digamos).



¿Y quién inventó el Tú?, preguntará alguno.

El mismo que inventó el “Yo”, responderá otro.

Tal vez el Tú y el “Yo” sean la misma cosa (no cosa) vista desde dos lados distintos (desde tu lado y desde mi lado, digamos), agregará otro más.

¿Será que tú y yo no sólo somos parecidos sino que, en algún sentido, somos iguales, somos la misma no cosa?

(Tú = “Yo”, digamos.)



Entonces: ”Ser tu Tú o no ser tu Tú” parece ser la cuestión...


Tútear

Acción de ver el “Yo” del otro en vez del Tú de uno mismo.

O un intento de ver el “Yo” de uno mismo desde afuera, separado de uno mismo (como si ese “Yo” fuese un Tú, digamos).

Una acción que separa en vez de unir, dirá alguno.

Que oscurece en vez de aclarar, dirá otro.

Esta vez no tengo nada que agregar
, agregará otro más.

Nótese que los únicos que proyectan una sombra (sólida, real) sobre el piso son los dos personajes (sólidos, reales -de “carne y hueso”, digamos).

Nótese, también, cómo el ilustrador ha conseguido la ilusión óptica de la disolución de la ilusión del Tú y el “Yo” con un lápiz 0.5 y un marcador 0.4 (tan sólo 0.9 en total, digamos).

jueves, 2 de septiembre de 2010